sábado, 30 de abril de 2016

DOÑANA PRIMAVERA 2016


El parque de DOÑANA, en Andalucía, es un espacio natural protegido de 108.086 ha.  Se considera la mayor reserva ecológica de Europa y fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1994. Está compuesto por diferentes ecosistemas: playas, dunas, marismas, bosques, matorral mediterráneo y el rio Guadalquivir hasta su desembocadura en el Océano Atlántico.

Debido a su privilegiada situación geográfica entre dos continentes y cerca del Estrecho de Gibraltar es un lugar de paso para aves europeas y africanas. Entre las de paso, de cría o de invernada, se puede llegar a observar más de 300 especies diferentes al año.

Elegimos nuestro hostal en EL ROCIO por ser un punto central y un pueblo encantador. Al llegar, nos llamó la atención la gran cantidad de Avión Común que sobrevolaba las calles a la caza de insectos y tardamos poco en detectar una gran cantidad de nidos en las cornisas de los edificios.
Avión común/Delichon urbica
 
Dedicamos tres días a explorar tres ecosistemas diferentes, con la suerte de disfrutar de  tiempo muy agradable, y sin lluvia.
 
ZONA SUR El parque alrededor del Centro de Visitantes de ACEBUCHE (cerca de Matalascaña).
En el tejado del Centro nos dio la bienvenida este ESTORNINO NEGRO.


Estornino negro/Sturnus unicolor
Y nada más poner pie en el interior del parque, con sus preciosos acebuches (olivos), escuchamos el canto tan inconfundible como hermoso de la OROPENDOLA. Incluso llegamos a verlas, pero fugazmente. Presenciamos un momento de vuelo de cortejo. Un flash de colores negros y amarillos en el aire.

Muy animadas, con prismáticos y cámara en mano, seguimos por los senderos y el primo azul de la Urraca, EL Rabilargo, no tardó en lucir su bello plumaje frente a nosotras. Se veía tan cerca, tan confiada  y tan bella…
Rabilargo/Cyanopica cyanus


 
Había muchos pájaros pequeños. Entre ellos varias parejas de Alcaudón Común.
Alcaudón común/Lanius Senator    Macho



Hembra
Continuamente se oía el “uup-uup-uup” de la Abubilla y se veía en el aire. También pasó volando, muy bajo, un Elanio azul. 

Nos asomamos a los humedales y, a lo que alcanzaba nuestra vista, estaba completamente seco. Sólo algunas Cigüeñas andaban buscando comida y una Cogujada montesina se acicalaba sin parar. Se podía apreciar su cresta en abanico y el color herrumbre de su cola.

Cigüeña común/Ciconia ciconia
 
Cogujada montesina/Galerida theklae
 
Aquí enseña sus plumas de color herrumbre
 
Pasamos la tarde en los alrededores de EL ROCIO y nos sorprendió la riqueza aviar de esa zona.
Un par de flamencos descansando.

Flamenco/Phoenicopterus ruber

Nuestro deseo de ver Moritos se cumplió de sobra. Lucían su plumaje con todos sus matices del verde y pardo purpúreo oscuro.
Morito/Plegadisfalcinellus

 
  
Pequeños grupos de Cigüeñuelas, Garzas comunes y Garcillas bueyeras picoteaban entre las flores primaverales.
 
 
 
 
 
MARISMAS DE ODIEL


La visita a estas marismas, cerca de Huelva, resultó ser el día estrella. Habíamos reservado una visita guiada, sólo para nosotras, y nos correspondió un guía joven, entusiasta, que nos mostró los sitios más interesantes. Contagiaba su conocimiento del entorno.
Antes de poner su 4 x 4 en marcha, vimos un grupito de Golondrinas daúricas, bebiendo en un charco.
La zona rebosa comida para las aves.  Hay gran cantidad de cangrejos, “comida ya servida”.
Durante los últimos años ha aumentado mucho la cantidad de aves allí presentes. Entre otras, hay unas 5-6 parejas del Águila pescadora.

Para facilitar la nidificación, se han construido unas torres altas y ahora mismo había crías en todos los nidos. Estaban lejos, pero se puede apreciar su presencia en las fotos


 
 
 
Pudimos admirar, durante largo rato, los vuelos de una pareja de Aguilucho cenizo. También rondaba por allí un Aguilucho lagunero.

Vimos muchas limícolas: Zarapitos, Archibebes, Chorlitejos grandes, Chorlitejos patinegros, Chorlitos gordos, grises y dorados, un Correlimos menudo, Vuelvepiedras, Avocetas, Espátulas, Garzas imperiales y reales y Correlimos comunes.
Lavandera Boyera ibiriae
 

 

 
 
 
 
 
 
 
 

Chorlitejo patinegro/Charadrius alexandrinus



Espátula/Platalea leucorodia

Entramos en la zona de los Flamencos por excelencia, donde se anillan gran cantidad de crías cada año.
 
 
Ejemplar joven
 

 
....y entre tanto flamenco, vimos 3 Gaviotas picofinas.
 
Baile de cortejo con alas abiertas.

Aquí se ve más cerca la Gaviota picofina/Larus genei
También sobrevolaban Charrancitos.

ZONA NORTE
El último día pasamos por la zona norte, más conocida por la presencia de mamíferos.

Vimos ciervos, conejos, y alguna Perdiz suelta, pero el tan famoso Lince brilló por su ausencia.
A cada instante, se veía algún que otro Milano negro en el aire. Observar tantos a la vez impresiona. Tuvimos la suerte de que uno se posó prácticamente delante nuestro.
 
 
 
El viaje terminó en el Centro de J.A. Valverde, donde pasamos una hora observando  las colonias de Morito y Garcilla Bueyera. También había Calamón común, Focha, Friso, Somormujo lavanco, Zampullín chico, Garcilla cangrejera y un Cernícalo.

 
Calamóm común/Porphyrio porphyrio
Después de pasar 3 días tan “ricos” en experiencias, no hay que olvidar que en Doñana todo no es de color rosa. Existen grandes problemas medioambientales que se intentan solucionar.  La Unesco ha valorado varias veces la inscripción del Parque en la lista del patrimonio mundial en peligro por la sobreexplotación del acuífero, provocada por los cultivos intensivos de regadío y la demanda de instalaciones turísticas. Según Bruselas, esa mala gestión está deteriorando los hábitats naturales de Doñana, incluidos en la Red Natura 2000. Hay un plazo de 2 meses para explicar cómo se va a solucionar.
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada